Síguenos en Facebook logo twitter logo youtube logo flckr

 

“El origen de la palabra Tumbaco según el Presbítero Dr. José María Coba procede del  vocablo  “tun”  que  quiere  decir  golpear,  otros  autores  dicen  que  este  fue  el apellido del último de los caciques del lugar aunque esta aseveración no es aclarada por falta de documentos históricos.

Se le atribuye a la indígena Cristina Tumaco, dueña   absoluta de los terrenos de la parroquia y viuda de uno de los caciques de esta parcialidad,  la donación de tres cuadras  de terreno  para  que se realice  la fundación  del pueblo,  en cuya  primera cuadra se construye la iglesia y el cementerio, este último que se le prefiere hacerlo delante de la iglesia. No fue según leyenda que tiene visos de verdad de su propia y espontánea voluntad la donación sino que fue a insinuación y a fuerza de reiterados pedidos de los Padres Jesuitas, quienes tenían a cargo la Hacienda La Viña, según leyenda la tal Cristina Tumaco, fue la donante de las tres cuadras que más tarde fuera la floreciente población de Tumbaco.” 

Con la llegada de los incas , esos pobladores asumieron sus costumbres, leyes y ritos. En los últimos tiempos de la colonia la labor evangelizadora estuvo a cargo de los religiosos. Según varios documentos, en la zona de Cumbayá –Tumbaco, la organización  de  las  doctrinas  se  iniciaron  con  los  curas  Franciscanos  fueron  los primeros   doctrineros   de  los  indígenas   encomendados   Diego  Tapia,   Francisco Atabaliba Antón Díaz entre los años 1538-1557.

En 1576  las doctrinas  de Tumbaco  – Cumbayá,  Guayllabamba  y Puratico  - Pifo fueron  anexadas  a  la  Catedral  de  Quito  para  ser  servidos  en  turno  por  los prebendados del cabildo eclesiástico.
Se desconoce el año en que Tumbaco y Cumbayá empezaron a funcionar de manera autónoma pues en 1594 los dos pueblos eran asistidos por el mismo cura Jubilado Paredes.

En cuanto tiene que ver con el obispado de Quito, se conoce que en 1650 Tumbaco aparece ya como uno de los trece curatos seculares que el cabildo catedrático beneficiaba en las cinco leguas de Quito.

“En esos años el cura Salconí era el doctrinero del curato de Tumbaco.

El  8  de  diciembre  de  1670  ese  curato  fue  elevado  a  la  categoría  de  parroquia eclesiástica bajo la advocación de “NUESTRA SEÑORA DE LA LIMPIA CONCEPCIÓN”.

Según Juan de Ulloa en el siglo XVIII Tumbaco es uno de los 25 pueblos principales que componían el corregimiento de Quito.

En 1861 Tumbaco fue ratificado como parroquia civil, en base a la ley de División Territorial, en la que consta como parroquia rural del Cantón Quito.”