Síguenos en Facebook logo twitter logo youtube logo flckr

 

De acuerdo con documentaciones  verídicas la iglesia vieja llamada así actualmente fue iniciada en 1600 consta de un solo cuerpo de 100 varas de longitud por 14 varas de ancho.  El altar mayor es una verdadera obra de arte, tiene el coro, el bautismerio y una pequeña capilla adyacente llamada de la tercera orden, el torreón es una obra maestra que está constituida a unos 20 metros del cuerpo de la iglesia, posee unas campanas muy sonoras y en perfectas condiciones.

 

La más grande de estas campanas cuenta  el  Sr.  Julio  Rodríguez  92  años  de  edad  ex  Teniente  Político  en  varias ocasiones, que esta fue hecha con las joyas de oro y plata donadas de la mujeres de ese entonces y que para su construcción los esposos permanecieron vigilantes en la obra hasta la terminación de la fundición. Los altares tenían unas imágenes, estaturas de  santos,  el  calvario,  crucifijos  y  vírgenes,  etc  que  representan  una  escultura magnifica de arte.

Su construcción remota a la colonia, el mejor edificio de ese tiempo en que la arquitectura  no  era  tan  exigente,  no  muy  artística  ni  litúrgica  pero  si  cómoda  y funcional de una acústica especial en todos los servicios necesarios, digno de conservarse como se conservan los templos coloniales de Cumbayá, Puembo, Pifo, Yaruquí etc. Etc. Que han sabido respetar lo que merece ser respetado. Les han acondicionado, embellecido pero religiosa y respetuosamente les han conservado sin buscar conveniencias personales. La capilla fue construida por el padre Pedro Martí párroco de 1877 a marzo de1882 .

Además se construyó la cruz de piedra que se localizo en el centro del cementerio y que hasta ahora existe y cuya inscripción dice. “Esta cruz se acabó el 1 de junio de 1538,  siendo  Cura  Vicario  el  Dr.  Carlos  Hecherría,  construida  con  limosnas  “, cuando Quito estuvo fundado 4 años antes (1534). En 1843 fue reconstruida la cruz por el impulso del P. José María Blanco, es decir cuando nuestro país, en franca iniciación de la vida republicana estaba gobernado por el General Juan José Flores, en el mismo año (1843) cuando se expide la 3ra constitución.   Posteriormente hace siete años esta joya colonial junto   a la Iglesia del campanario fue arreglada por el Ilustre Municipio de Quito, siendo Alcalde el arquitecto Sixto Durán Ballén.  En la segunda cuadra se edificó el convento y en la tercera cuadra las primeras viviendas de la población.

En el día de hoy en la iglesia vieja como se la conoce funciona el Centro Cultural que lo maneja el Municipio de Quito.

La nueva y moderna iglesia que acoge a cientos de fieles para los actos religiosos. El inicio de la construcción  data de 1965 hasta que en 6 años, es decir   en 1971 se termina  oficiándose    la primera  misa  con  la asistencia  del señor  Cardenal  Pablo Muñoz Vega, seis años de sacrificada labor destacándose entonces el Cura Párroco P. Luis Jácome, la Junta Parroquial y numerosos fieles.